Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 31 enero 2008

Al día siguiente, John Srubak llegó a Oasis, liderando una caravana. Tal como lo había descrito Anerues, era un tipo gordo y algo desaliñado, con un aspecto que casaba con su personalidad. Su daimonion, Amgip, era un jabalí de gran tamaño y de aspecto fiero.

-¡Hola, chavales! –dijo nada más ver al pueblo en la carretera principal. –¿Ha pasado algo mientras estaba fuera? (más…)

Read Full Post »

Comenzó sin que nadie se apercibiera de ello, como si todos esos desaparecidos no fueran más que las víctimas comunes de las peligrosas faenas que se daban en el mar de Dre. Sin embargo, tras más de doce desaparecidos en las cercanías de la costa, los rumores comenzaron a volar: Había algo bajo las aguas que había despertado y comenzado a devorar a todos los que se arriesgaban a salir al mar.

Los grumetes y demás novatos se atemorizaban cada vez que escuchaban que un barco más había desaparecido como si se lo hubiera tragado el mar. Y, aunque los más veteranos les dijeran que eso eran cuentos de viejas, cuando los restos de los barcos desaparecidos comenzaron a llegar a las costas no supieron hacer nada más que temblar. (más…)

Read Full Post »

Al día siguiente, con ojeras y más sueño que ánimo, me presenté la primera en la parada de autobús… en toda la noche no pude conciliar el sueño por culpa de lo que había visto al tocar a ese alien y ahora, que no tenía otra cosa en la cabeza, había salido cuanto antes para que al menos el aire fresco de la mañana me enfriara un poco mi acalorada cabeza (aunque tener a Girasol en la coronilla me solucionaba poco las cosas). (más…)

Read Full Post »

Anerues vio como ese oasis helado estaba más florido que nunca. Era un lugar precioso y esplendoroso… no encontraba más palabras para describir el lugar. Aspiró aire y notó un olor ligeramente amargo pero no desagradable. Fue hacia el pueblo, contento de cómo le había ido la vida, de encontrar un lugar tan estupendo como ése. (más…)

Read Full Post »

Ocurrió en Shivat, en la colina Oroi que un buen día se escuchó un fuerte estruendo. Paredes, desfiladeros, bosques y lagos… todo tembló ante el paso de ese fortísimo sonido que se escuchaba por encima de la tormenta que asolaba ese lugar desde hacía dos días.

Los habitantes del lugar pensaron que sería algo extraño pero tampoco nada de lo que preocuparse por lo que continuaron aislados del mundo exterior, cada uno en su casa, esperando a que la tormenta cesara. (más…)

Read Full Post »

-Su madre le llama a cenar, señorita Sandra –indicó Girasol.

-…dile que no tengo hambre… –contesté sin moverme de la esquina de mi habitación, lugar donde trataba de encogerme al máximo.

Girasol me miró raro y se quedó observándome un rato tratando de entender lo que me pasaba. Y, la verdad, sería un alivio para mí que me dijera qué demonios me estaba pasando… (más…)

Read Full Post »

Older Posts »