Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 31 marzo 2008

Sólo para mayores de 18 años. Padres furiosos e hiperprotectores, no me vengáis con que no está claramente avisado. (más…)

Anuncios

Read Full Post »

¡Sounanoka! (¡Ya veo!)

(Lumia, la visitante del ocaso; The Embodiment of Scarlet Devil)

 

-¿Que quiénes somos? –preguntó Lou mientras comía acompañado por un más que curioso David. –¿No crees que es un momento poco adecuado para preguntarme eso?

-Disculpa a este hotentote –pidió Diana. –Lo único que se le da bien es ser un impertinente total.

-Pues anda que tú –se quejó David.

Y allí mismo volvieron a discutir a su manera: A máxima velocidad, a mínimo volumen sólo entendiéndose ellos dos de lo que se decían. (más…)

Read Full Post »

Joan, siempre que su tiempo se lo permitía, se quedaba embelesado observando la isla de Trocene. Como a muchos le resultaba una visión fascinante y cautivadora pero él era la única alma romántica que mantenía ese sueño platónico de alcanzar las alturas y posarse sobre esa tierra voladora.

Le gustaba la sombra que proyectaba a lo largo del día, la cascada que surgía de ella, las brumas que la rodeaban y ese salvaje movimiento de corrientes de aire que, de lejos, parecía un armonioso baile de cientos de serpientes grises.

Nadie había sido capaz de llegar hasta allí arriba. Nadie. (más…)

Read Full Post »

No tardé en volver al colegio. Algunos me preguntaron acerca de lo que había pasado pero, tal como me había indicado Amele, no convenía decirles que mis padres “me habían abandonado”. Ergo, respondí con la verdad, sólo la verdad y nada más que la verdad:

-A mis padres los han asesinado salvajemente y ahora mi vecina y yo nos los estamos comiendo..

Evidentemente, mi “verdad” fue respondida con bufidos y con alguna risita por lo malo del “chiste”. Aún así, a ojos de todo el mundo, yo sencillamente había estado enfermo, nada que no hubiera hecho cualquier otro de mi clase. (más…)

Read Full Post »

Era una ciudadela inmensa. Andaras donde andaras en el desierto, sus enormísimas murallas se podían ver sin problema. El sol golpeaba duramente las frías piedras de tan inmensa mole de color negro, lugar donde se apelotonaban tanto poblados humanos como de seres deformes y monstruosos.

Y allí me encontraba yo, caminando en busca de algo. No recuerdo qué buscaba pero estaba dando mi vida por encontrarlo. Como fuese, yo caminaba por los largos pasillos, escalaba las paredes y luchaba contra esas criaturas de barro que poblaban los hediondos sótanos de la ciudadela. (más…)

Read Full Post »

Cuando me desperté aún era de noche. Miré el reloj y vi que aún eran las seis de la mañana. Me dije que mejor para mí así que me giré y busqué a Amelia… para no encontrarla. Sentí como su lado de la cama ya llevaba largo rato frío y como el olor de Magnolia casi había desaparecido del ambiente.

Me levanté para saber qué había pasado y salí al pasillo en medio de la oscuridad de la casa. Nada más abrir la puerta escuché algo tras la puerta de la sala de estar… parecían ¿gemidos? (más…)

Read Full Post »

Sólo para mayores de 18… quien avisa no es traidor (más…)

Read Full Post »

Older Posts »