Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 29 mayo 2008

Recuerdo las historias de mi madre que relataban emocionantes aventuras de cuando alguna vez mi abuela encontró un pequeño tesoro bajo un roble, de cuando mi tío abuelo entró de forma inhóspita a una caverna con increíbles estatuillas talladas en mármol, o incluso aún de cuando una tía cuyo nombre no recuerdo obtuvo en obsequio la peineta plateada de una bella y fantasmagórica mujer. Sea cual fuera la historia, todas ellas me hablaban de personas que poco o nada conocí. Ahora vivíamos en una acogedora área montañosa que con sus bosques peculiares completaban el cuadro de una vida de ensueño. Por generaciones, mi familia había vivido cerca del aire puro de las montañas.

(más…)

Read Full Post »

También…

Sentía dolor. Nada más que dolor.

También…

Nada más… Ni voces, ni luces, ni sonidos, ni las sombras, ni el silencio mismo…

Un torrente fluyó con fuerza…

De repente me sentí ligera pero no por ello mejor: Recuperé las sensaciones de mi piel y de ella sólo logré recibir señales de calor.

Fuego…

Todo me ardía de nuevo… pero no era ese calor pasional que sentía cuando estaba con Amelia, era fuego infernal que castigaba hasta el último centímetro de mi piel, hasta la última cavidad de mis entrañas…

(más…)

Read Full Post »

Aviso para todo aquel que no sea amante del amor libre y que repudie el sano ejercicio del sexo; así como todo aquel que no haya cumplido los legales 18 años que definen la mayoría de edad:

No sigáis leyendo. (más…)

Read Full Post »

María había seguido el extraño camino que había decidido tomar Anerues desde la destrucción de Nuntio Delubro desde una discreta posición en las alturas, en un lugar donde no pudiera verla, desde hacía más de una semana. A pesar de la distancia recorrida por él, seguía caminando con vigor y sin señales de cansancio y ya había llegado al norte de la costa del mar de Nihon.

-El chico ese da miedo, ¿eh? –solía decir Jacob cada poco tiempo para distender el ambiente. (más…)

Read Full Post »

Esa noche Amelia no volvió. Tampoco Lua.

Así, de buenas a primeras, me había quedado completamente sola en el colegio.

Y yo aburrida.

Y preocupada.

Ya fuera por Federico, buen amigo donde los haya; ya por Ramalho, que por muy feo que fuera parecía buena persona, estaba un tanto desalentada. Sabía que no podía salir del colegio pues, si lo hacía, Amelia pagaría las consecuencias de mi osadía. Mas no podía dejar de pensar en que debía hacer algo… (más…)

Read Full Post »

Bailo estando atado. Sonrío siendo un condenado. Me despreocupo de la adversidad en la que me encuentro. Soy quien conoce el horror y, aún así, sigo sin alcanzar la locura. Porque, ¿acaso no estoy loco ya? (más…)

Read Full Post »

¿Hay algún repartidor de moralina barata por ahí? Si no lo hay, sigue leyendo si tienes más de 18 años. Sino, que vaya a adoctrinar a otra parte… (más…)

Read Full Post »