Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 26 junio 2008

Tras un buen rato de caminata por medio del bosque, la choza ya se encontraba cerca de los dos caminantes…

-No recuerdo haber visto nunca a tu otra hermana… –comentó Súbigo inocentemente para romper un poco el silencio del bosque. Sin embargo, no tardó ni un segundo en arrepentirse de haberlo dicho…

-No vuelvas a sacarme ese tema –ordenó él con su tono más cortante y firme. Su cara mostraba precisamente lo que menos le gustaba a Súbigo: Ira… en una cara siempre tan fría y serena, ese gesto le hacía hasta temible. –Ya hemos llegado… –dijo señalando la choza que aún seguía lejos y casi fuera de la vista… daba igual lo furioso que estuviera: Por no cambiar de tema, no quería ni comenzar con él…

(más…)

Read Full Post »

Vinieron a por los judíos pero como yo no era judío, no me importó.

Vinieron a por los negros pero como yo no era negro, no me importó.

Vinieron a por musulmanes pero como yo no era musulmán, no me importó.

Vinieron a por los minusválidos pero como yo no era minusválido, no me importó.

Cogieron a cuantos se quejaron pero como yo estaba bien, no me importó.

Y vi cómo venían a por mí, pero con horror, vi como a nadie le importaba.

(Creo que esto era de un folleto contra el racismo (yo y mi memoria de pez ¬_¬))

El’Lo guió su carreta a toda velocidad por medio de ese bosque escapando de sus perseguidores pero poco a poco, los jinetes de Gen fueron cerrando distancias, pudiendo llegar a tenerlo al alcance de sus poderosas ballestas. El utukku tuvo que recurrir a sus reflejos para esquivar cuantas saetas le lanzaban pero aún así sabía que era cosa de tiempo el que acabaran alcanzándolo.

(más…)

Read Full Post »

-¿¡Cómo te atreves a venir por aquí!? –gritó la madre de Federico al tiempo que descargaba su mano contra mi cara.

Encajé el bofetón sin inmutarme y dejé que la mujer descargara sus iras contra mí mientras seguía sosteniendo la caja contra mi pecho. La mujer gritó, lloró, me golpeó y atrajo las miradas de los vecinos pero yo no me moví lo más mínimo y adopté la pose más fría que pude.

Cuando por fin la mujer se calmó, mi cara estaba enrojecida por los golpes pero por fin pude empezar a hablar:

-¿Puedo pasar? –pregunté con mi mirada fija en sus ojos. –Tengo que hablarle de algo importante.

La mujer volvió a alzarme la mano con las fuerzas recobradas pero, esta vez, se contuvo lo bastante como para aguantarse.

(más…)

Read Full Post »

No aceptamos pelagatos, meapilas, adoradores de un dios diabólico y demás gente que piense que un cuerpo desnudo es mucho peor que una ejecución pública. Oh, y los menores de 18, por supuesto.

(más…)

Read Full Post »

El porvenir es tan irrevocable

Como el rígido ayer. No hay una cosa

Que no sea una letra silenciosa

De la eterna escritura indescifrable

Cuyo libro es el tiempo. Quien se aleja

De su casa ya ha vuelto. Nuestra vida

Es la senda futura ya recorrida.

El rigor ha tejido la madeja.

No te arredes. La ergástula es oscura,

La firme trama es de incesante hierro,

Pero en algún recodo de tu encierro

Puede haber una luz, una hendidura.

El camino es fatal como una flecha.

Pero en las grietas está Dios, que acecha.


(José Luis Borges, para una versión del I-Ching)

Lou, con Fu Riong, Frances y Mystia (su daimonion golondrina), ya se estaba cansando de esperar a David cuando por fin lo vio hablando con uno de los bedeles mientras le entregaba las llaves de su habitación y un sobre.

-¡Vamos! –exclamó Lou. –¡El tren no espera!

-No te preocupes –dijo él con voz baja intentando alisarse un poco su despeinado pelo… ¿serían imaginaciones suyas o acaso parecía estar nervioso? –Me conozco un atajo.

-¡Ah, no! –exclamaron tanto Lou como Frances como Diana.

-Hoy vamos por el camino recto, que no tenemos tiempo para tus filigranas –dijo Lou quizá más nervioso que el propio David.

(más…)

Read Full Post »