Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘Buscando el Paraíso en un Sueño’ Category

¿Nación ideal? ¡NACIÓN IDEAL MI CULO!”

(Kazuki Takemura con un ataque de sabiduría… Front Mission 3)

Lou miró fijamente el aparato que tenía en sus manos y después dirigió su vista a los tres niños que estaban a su lado jugueteando con sus queridos daimonions… estaba nervioso y conocía bien el origen de su temor…

-¿No me iras a salir ahora con miedo escénico?

-¡Pues claro que no! –contestó Lou con firmeza. –Usted debería saberlo mejor que nadie: A estas cosas uno no se puede acostumbrar rápido.

-No creas… tengo muchísima más edad que tú. A lo largo de mi vida he aprendido a experimentar con toda clase de cosas y a todas he aprendido a adaptarme a toda velocidad. No creo que con tu intelecto te cueste adaptarte.

(más…)

Anuncios

Read Full Post »

¡Más te vale que vengas con todo lo que tengas o acabarás dos metros bajo tierra!”

(Kazuki Takemura, Front Mission 3)

Todos los presentes se mantenían en tensión… y no era por el campo de batalla que estaban sobrevolando, no… era por la velocidad endiablada que alcanzaban los bichos sobre los que iban montados: Diez enormes mantas que en vez de surcar el mar volaban por lo cielos llevaban a todos los efectivos encargados de proteger a Lyra. Aparte iban Anerues, María y sus daimonions que iban montados en ramas de nube-pino, Jack montado en Dai y, en algún lugar no muy lejano, David iba pilotando caótica y temerariamente el aparato intencional.

Kaede, a la cabeza del grupo, indico a su manta que descendiera y todas las demás le siguieron, penetrando en una de las muchas nubes de humo apestoso que había por allí.

La escena no podía ser más dantesca: Cadáveres, armas, sangre, plomo y hierro, todo decorado con fuego y lodazales para dar y tomar. Y más lejos de ese punto la imagen no cambiaba, de hecho, empeoraba al poder oírse el sonido de cientos de armas de fuego, gritos agónicos, explosiones, alaridos de bestias que nadie de por ahí conocía… Pero lo que más impresionaba a los componentes de esa expedición no era nada de lo descrito, no eran los temibles enemigos que pudieran encontrarse ni las trampas que podrían tenderles, no… era esa inmensa montaña nublada que podía verse a lo lejos, una especie de monolito que ni siquiera tocaba el suelo, que se movía lenta pero con firmeza, con una apariencia tan confusa como temible.

(más…)

Read Full Post »

“Gensokyo was also deemed useless to the new world, so priests sealed it away with a permanent barrier. Youkai and the descendants of the brave humans who kept them in check were sealed away in the process, of course…
(Crónicas de Gensokyo – Varios Autores)

Gill azuzó a su caballo otra vez, no respondiendo mucho más su caballo, agotado por el largo viaje que había recorrido desde Chalyben. Aunque, probablemente, el más cansado de los dos fuera el mismo Gill: La marca que le había puesto el primer traidor le estaba haciendo sufrir una tortura que apenas podía aguantar con cordura. No era capaz de dejar de ver las atrocidades que había cometido en nombre de su Dios… desde la perspectiva de sus víctimas. Y a cada víctima que recordaba, un nuevo estigma se manifestaba en su cuerpo.

Después de dos noches y un día de viaje ininterrumpido, ya era capaz de ver la ciudad de Namaste, lugar donde ese traidor le había jurado que acabaría su tormento… pero, la verdad, eso era lo que menos le importaba ahora: Su apariencia ya no era la de un soberbio Noble sino la de un desgraciado soldado cuyo caballo estaba cubierto de sangre por todas partes, que llevaba a un muerto en vida pues su jinete ya ni tenía la compañía de su doppelgänger… Sin embargo, cuando llegó a las puertas, al contrario de lo que pensaba, los guardas no le detuvieron sino que huyeron espantados.

(más…)

Read Full Post »

Buddy you’re a boy make a big noise

Playin’ in the street gonna be a big man some day

You got mud on yo’ face

You big disgrace

Kickin’ your can all over the place

Singin’

‘We will we will rock you

We will we will rock you’

(We Will Rock You, Queen)

(más…)

Read Full Post »

Aunque corten todas las flores, no podrán detener a la primavera”

(J. L. Borges)

-Pero… ¿¡se puede saber qué es eso!?

-…pues… no se enfade, por favor, no le miento, señor… Esto es… mi doppelgänger, excelencia…

-¿Estarás de broma? –preguntó el clérigo altivo.

-No –respondió el doppelgänger oso, tranquilo aunque sorprendido, mientras olfateaba y tocaba al galgo que acompañaba al recién llegado. –Esto es un daimonion, sin duda.

-¡Explícate rápido y explícate claro! –exigió el superior.

-Por favor, crea cuanto le digo pues es la más pura verdad: Esta mañana, cuando despuntó el sol, toda la población del Rat Chalyben, tanto elatos (ya lo ve) –dijo señalando a su doppelgänger –como utukkus, amanecimos con doppelgänger. Yo estaba de vigilancia, como sabe y, lo normal es que, para guardar las apariencias, estuviera vigilando desde mi atalaya sin moverme en absoluto pero cuando noté que el cambio de guardia se retrasaba, me di la vuelta y me encontré con… ésta.

-¡Eh! ¡Sin faltar! –se quejó la galga. –Yo nunca he dejado de estar a tú lado así que tampoco “he aparecido”.

(más…)

Read Full Post »

Vinieron a por los judíos pero como yo no era judío, no me importó.

Vinieron a por los negros pero como yo no era negro, no me importó.

Vinieron a por musulmanes pero como yo no era musulmán, no me importó.

Vinieron a por los minusválidos pero como yo no era minusválido, no me importó.

Cogieron a cuantos se quejaron pero como yo estaba bien, no me importó.

Y vi cómo venían a por mí, pero con horror, vi como a nadie le importaba.

(Creo que esto era de un folleto contra el racismo (yo y mi memoria de pez ¬_¬))

El’Lo guió su carreta a toda velocidad por medio de ese bosque escapando de sus perseguidores pero poco a poco, los jinetes de Gen fueron cerrando distancias, pudiendo llegar a tenerlo al alcance de sus poderosas ballestas. El utukku tuvo que recurrir a sus reflejos para esquivar cuantas saetas le lanzaban pero aún así sabía que era cosa de tiempo el que acabaran alcanzándolo.

(más…)

Read Full Post »

El porvenir es tan irrevocable

Como el rígido ayer. No hay una cosa

Que no sea una letra silenciosa

De la eterna escritura indescifrable

Cuyo libro es el tiempo. Quien se aleja

De su casa ya ha vuelto. Nuestra vida

Es la senda futura ya recorrida.

El rigor ha tejido la madeja.

No te arredes. La ergástula es oscura,

La firme trama es de incesante hierro,

Pero en algún recodo de tu encierro

Puede haber una luz, una hendidura.

El camino es fatal como una flecha.

Pero en las grietas está Dios, que acecha.


(José Luis Borges, para una versión del I-Ching)

Lou, con Fu Riong, Frances y Mystia (su daimonion golondrina), ya se estaba cansando de esperar a David cuando por fin lo vio hablando con uno de los bedeles mientras le entregaba las llaves de su habitación y un sobre.

-¡Vamos! –exclamó Lou. –¡El tren no espera!

-No te preocupes –dijo él con voz baja intentando alisarse un poco su despeinado pelo… ¿serían imaginaciones suyas o acaso parecía estar nervioso? –Me conozco un atajo.

-¡Ah, no! –exclamaron tanto Lou como Frances como Diana.

-Hoy vamos por el camino recto, que no tenemos tiempo para tus filigranas –dijo Lou quizá más nervioso que el propio David.

(más…)

Read Full Post »

Older Posts »