Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘Iris’ Category

Justo un día antes de que Baki alcanzara la ciudad de Sterbo en su lenta barcaza, Dea, gracias al uso de las vías, apareció de repente en la ciudad. El hecho, infrecuente, que implicaba una Dea con prisas daba a entender muchos problemas. No era ella una persona a la que le gustara usar tales medios para desplazarse pues su labor de delegación siempre había resultado muy efectiva.

La regente, sin ser infalible, era notable en sus funciones. Sabía a quién encargar un trabajo en cada momento de necesidad y, hasta el momento, sólo un intento de asesinato contra su persona se le pasó por alto en todo su mandato. Pero ahora tenía prisa. ¿Los invasores lenitas, cada vez más abundantes, había provocado su vuelta a la capital?

Keshat, mientras caminaba por las calles de Sterbo en dirección al palacio, sabía que no. Con una lanza considerablemente más alta que ella y el Ojo de Ónice como equipaje, se dirigía a la batalla que su contendiente le había prometido. Sentía serenidad a pesar de que no esperaba era un duelo sencillo. Su cuerpo, ligeramente independiente a su conciencia, bullía pero no nervioso, preparado para lo que iba a tener que soportar.

keshatvsdeaFinal (más…)

Anuncios

Read Full Post »

-¿Qué me tienes que contar?

-¿Ni un saludo? Te tengo por una persona algo más considerada…

-No me andes con rodeos, pequeña: ¿Podemos empezar o no?

-No, no podéis. Aunque quisieras y pudieras (que quieres y sé que puedes) no ibas a salir de rositas. Son más de quince veces de lo normal que habéis exterminado hasta el momento así que, si no te importa, podrías esperar a que se separasen y pillarlos en diferentes trampas… porque eres experta en trampas, ¿me equivoco?

-Dea me ha metido prisa: tengo que acabar con esto antes de fin de año. El día de la coronación está cerca y está aprovechando hasta el último resquicio de autoridad mientras aún la detente.

-No deja de ser una simple regente. Pero, como he dicho, no es buena idea lanzarse al ataque tan pronto.

-Aunque sean Ocullos, en base son simples seres humanos: Pueden morir como cualquier otro.

-Excluyéndome a mí, por supuesto. Sarcasmos aparte, el problema no está en los Ocullos: si no contamos a Mine ni a Dea, no quedan apenas Ócullos de ojos negros aparte de un par de ancianos seniles.

-¿Cuál es el problema entonces?

-Pide información a Dea acerca de un sujeto que se llama Senishiro, alias “Zenny”. Es un personaje mucho más peligroso de lo que aparenta.

-¿Un Ócullo?

-En teoría es un ser humano normal pero tiene sentidos que podrían competir con los de Dea o los míos. Comprende cualquier cosa que ocurra a su alrededor, es capaz de ver qué hay detrás de cualquier escondite, tiene cierto poder sobre el aire, puede volar…

-Un momento, ¿un hechicero de la tercera vía?

-Ya te dije que era algo diferente: nunca le he visto recitar ningún hechizo ni trazar un circuito. Por lo poco que he deducido acerca suyo, o su poder es racial como el de los Ócullo o es adquirido. Si es adquirido, no es por medio de las vías.

-¿No has logrado encontrar su método?

-No. Y no tengo idea de cuál puede ser el truco. Es evidente que no miente y que tal poder existe. Se ha dado cuenta ya de un par de patrullas que han rondado el campamento y ha dado la alarma. Convendría que en un par de días no te dejaras ver, al menos, hasta que yo te avise.

-.No pensarás en volver a hacer de las tuyas, ¿verdad, cara palo? Estás un poco consentida por la jefa pero eso no es razón para…

-No más que tú, señorita. Yo hago el trabajo que se me ha indicado y lo hago bien. Que no quieras aceptar mis consejos es tu problema. ¿Quieres tener ventaja? Dame tiempo. ¿Quieres vencer? Yo te doy las llaves de cualquier ciudad. Pero no esperes que todo ocurra como tú quieres: si atacas ahora, vas a meterte en medio de un infierno peor de los que monta tu tropa de hechiceros.

-Lo que tú digas, enana. Me retiro de momento. Encárgate de ese tal Zenny si tantos problemas nos puede causar.

-Tú tráeme información acerca de su persona y así lo haré. No quiero que se den cuenta de mi existencia por tu culpa.

Las chicas de Iris
(más…)

Read Full Post »

-¡Eh, tú!

Baki, aún mareado por la larga batalla y por los hechizos que habían acabado hasta con la última brizna de fuerza que le quedaba en el cuerpo, devoraba un inmenso desayuno, bajo la anonadada mirada de sus camareros que no cabían de su asombro ante la larga ristra de platos vacíos que había dejado a su paso, cuando un oficial de alto rango de la guardia de Dea le asaltó.

Era corpulento, muy alto y con un rostro oscurecido tras días y días bajo el sol. Sí, le reconocía gracias a las descripciones que Keshat le había dado: era Maulster, uno de los oficiales más cercanos a la figura que pretendían asesinar.

keshatbakiydea

(más…)

Read Full Post »

A Mine le dolía todo. Cabeza, brazos, pecho, abdomen, piernas… ese día no se pensaba levantar sólo para evitar esos indecibles dolores. Sin embargo, tenía por seguro que Senishiro insistiría en despertarla o, si hacía falta, arrastrarla por el camino.

Pero, aún pasando horas y horas, no notó ningún llamamiento por parte de su fiel compañero de viaje.

Extrañada, se arriesgó a abrir los ojos y se encontró con que el cazador estaba tan dormido como ella lo había estado durante esas horas… lo cual no era de extrañar: Con los esfuerzos que realizó para llevarla hasta ese lugar perdido en mitad del bosque de Ro sería extraño que no durmiera al menos un día entero.

onevh

(más…)

Read Full Post »

-¿Me estará engañando el olfato…? –preguntó Aedi tras pasar más de seis horas en silencio, montada detrás de Mine, mientras continuaban atravesando el pantano. –Huelo… algo delicioso a lo lejos…

Mine alzó la nariz, lo mismo que el guía de la expedición. La oculla no pareció notar nada pero lo que era Zenny, sí, que cogió las bridas de su caballo y lo guió con rapidez a través del fango que habían estado atravesando esos tres días. Y, para cuando quisieron darse cuenta, el suelo que pisaban ya no era el inestable y húmedo de todo ese tiempo olvidable sino un camino de grava endurecida, elevado y, lo mejor de todo, seco. Entre las brumas que les rodeaban, se podían avistar algunas luces a lo lejos, un alivio para los presentes que ya pensaban que tendrían que pasar la noche a la intemperie por tercera jornada consecutiva en ese hediondo pantano.

Happy_B_day_Nethka_by_KaoruOkino

(más…)

Read Full Post »

Cuando ya bordeaban Eque, Keshat y Baki cambiaron de ruta y se dirigieron hacia el río Égera, lugar hacia el que confluían el lago Emerada y todos los ríos, riachuelos, torrentes y corrientes de Eque. Teniendo en cuenta sus medios de transporte, más les valía evitar terrenos tan complejos como el pantano y tratar de encontrar alguna barcaza que les llevara al otro lado del gran río. Tal como estaban las cosas, hasta parecía buena idea llegar hasta el golfo de Sterbo en una barcaza pero, según Keshat, más valía no arriesgarse: Prefería mantenerse a cubierto en la floresta del otro lado del río, el bosque Ro. Según ella, ese lugar era menos complejo y, aunque fuese más confuso que el bosque de Naukon, eso no suponía mucho problema para ella gracias a su buena comunicación con las plantas así como por su experiencia acumulada a lo largo de una vida entera de viajes. A partir de ese punto, cuando llegaran al golfo de Sterbo, no les costaría demasiado encontrar un transporte que les llevara a la capital.

Los ataques de fiebre de Keshat habían cesado a las pocas horas de que comenzaran. Tal como llegó, se fue y ahora la joven estaba perfectamente sana. Respecto a Dea, nada más se supo de ella en dos días. Tuvieron la precaución de mantenerse alejados del Ojo durante las noches y durante el día trataban de vigilarse mutuamente a la espera de que ese maldito boliche diera problemas.

Pero nada ocurrió.

La_regenta_Dea_by_Nethka

(más…)

Read Full Post »

-…lo que dijo ese hombre, ¿iba en serio?

Cierto que se le hacía agradable tener algo de compañía en sus solitarios viajes pero Senishiro no estaba hecho para responder a esa clase de preguntas críticas.

-¿A qué te refieres? -el aludido fingió no saber a qué se refería para que la chica eligiera no tocar el tema.

-Que todos mis compañeros están muertos… -Mine bajó la mirada, temiendo la horrible respuesta.

-¿Cómo voy a saberlo? -Senishiro hizo lo que pudo para, al menos, mantener los ánimos de la chica bajo control. Lo último que quería en esos momentos es que tuviera un ataque de histeria o que se hundiera en una depresión. -Si estamos viajando es para llegar a un punto de encuentro, uno que ha sido utilizado decenas de veces ante sucesos como este, ¿verdad? Conozco a Mostag y sé que no dice las cosas porque sí. Además, tiene la mala costumbre de pensar a muy largo plazo cuando los planes se salen de lo que tenía previsto -todo ello era, en gran medida, verdad y con todos los argumentos que podía usar pensaba mantener a Mine tranquila. Él deseaba tanto como ella que hubiera alguien al final de ese peregrinaje pero, conociendo de primera mano cómo actuaba la guardia de Dea, no podía imaginar más superviviente que la chica que ahora estaba tras de sí en la grupa de su caballo. -Vamos a Eque, baste decir eso.

AediColor

(más…)

Read Full Post »

Older Posts »